Ir al contenido principal

Entradas

"TAMPOCO TAMPOCO, PPK"

¿Noche buena?, vaya sorpresa la que nos llevamos el 24 de diciembre, cuando en plenos preparativos de la gran fiesta, se publicó en el Peruano el indulto humanitario a Alberto Fujimori, ello como consecuencia del caótico intento de vacancia al Presidente Pedro Pablo Kuczynki y del fraccionamiento de la bancada naranja. Mención aparte, los aliados estratégicos que se sumaban a la idea de tumbar un gobierno  “corrupto”, y sobre todo liderado por la supuesta “incapacidad moral” de su Presidente. Pero luego de ser testigos de la escueta votación en la ya “segura vacancia”, ponemos en relieve acciones que revelan el trasfondo político. Primero: debemos relievar los votos en abstención, una parte a consciencia, y otros comprados y negociados; segundo: la partición del grupo naranja, convirtiéndose en la actualidad en una MAYORIAFANTOCHE. A pesar que la consigna de los no naranjas era impedir a toda costa, tener al Fujimorismo en el Ejecutivo y Legislativo. Soy de las que siempre pensó que el…
Entradas recientes

CULPA

El presentador tiene que despedirse, pues ya acabó el programa. Está en su escritorio con libros amontonados. “Hace no mucho terminé de leer un libro exquisito: Paradiso de Lezama Lima, no es fácil terminarlo, porque hay que beber el jugo de cada oración, párrafo y diálogos. Es delicioso leerlo es una especie mezcla de poesía con novela y ensayo. Pienso que es: el Cien años de soledad ignorado. Y cuando terminé el libro, decidí escribir este cuento, no digamos que es el mejor, tampoco lo creo, es sólo un experimento, nada más”. LA CANCIÓN El reloj digital, que estaba colgado en la pared de color verde esmeralda, escondido por la oscuridad; ya marcaba las tres de la madrugada. Él no pensaba que era esa hora. Aún seguía despierto, recordando cada palabra de cuando ella lo rechazó horas antes. Beltrán estaba acostado en su cama, aún con las zapatillas puestas, buscaba con sus ojos en la infinita oscuridad del cuarto, la navaja que estaba descansando sobre el polvo de su mesa de noche. La …

FRENTE A LA VIDA, MAGDA

Hace 4 años, andaba yo, por el paseo peatonal de Pizarro (Trujillo). Tenía 19 años, estaba embarazada y todo iba bien. Fuera de la Casa de la emancipación instalada una feria de libros. Me quedé viendo un rato, otro rato, otro rato y otro rato. Ya había visto el libro que quería, así que no demoré más y fui por Constancia del ser.
En el libro hay una dedicatoria del 78, Magda debía tener unos 78 años, también precisión y coraje.

Magda Portal nace a inicios del XX, una época y un mundo dónde el papel que cumple la mujer en la sociedad (un papel limitado a su vida familiar y doméstica) empieza a ser cuestionado y transformado. En aquel entonces la mujer tenía implantado como razón de ser "el rol doméstico" e incorporó esa idea como natural.
Algunas mujeres (Gabriela Mistral, Juana de Ibarbouru, Delmira Agustini, Alfonina Storni, y la lista es larga) en distintas partes del mundo iniciaron el desafío a los cánones y a las normas. Todas ellas, incluída Magda, lograron que su palabr…

EN SEGUNDA

Limpiando sus lentes y colocándoselos nuevamente, el presentador toma la guitarra. Hace un rasgue en mi menor y habla: “¿Quién dice que nuestro cerebro siempre será sano hasta cuando estemos muertos? Lo que tenemos sobre nuestros cuellos es un milagro, pero hay que saber cuidarlo. Los sentimientos soledad y sufrimiento pueden alterar nuestro cerebro; también los excesos de sustancias; los factores genéticos también cuentan. En este relato se hablará de un joven cuya vida nunca fue bonita. Algo que no está en este relato es: (El presentador saca un papelito del bolsillo de su pantalón, lo desdobla y lo lee) su madre sufría de esquizofrenia; el padre era un depresivo, diagnosticado tiempo después llegó a suicidarse, tomando unas pastillitas negras. La madre murió antes que él. El protagonista vivió con su padre; al parecer el protagonista asimiló la depresión de su padre, se sentía culpable. Creo que es todo lo que tenía que decir”. Tan-tan-taan.

Imaginas una calle cualquiera. Tiene árb…

El desCENSO del INEI

Preguntar cuál es tu raza, sumando a ello la religión que profesas y más preguntas absurdas que no contabilizan para un desarrollo económico y social del país. Un Aníbal Sánchez que no articulaba una comunicación eficaz para determinar un proceso real. Un Ministro del Interior  lanzando amenazas de arrestos  a quienes salgan de sus viviendas, vulnerando así  el libre tránsito establecido en la constitución.
Así se iba planificando lo que se denominaba  el gran Censo 2017, los empadronadores entre señoritas, jóvenes y adultos, muchos de ellos en edad escolar entusiasmados decidieron ponerse la camiseta del Perú.  Sin interponerse al mísero precio de S/. 50.00 por la labor que realizarían. A pesar de no contar con una logística apropiada según la envergadura de esta actividad; deficiencia en polos, refrigerios, lápices y lo peor de todo escasos planillones de cédulas de empadronamiento.
Robos, maltratos y agresiones vivieron los voluntarios de este censo. La pésima planificación de seguri…

Desechable

Son las 10:14 de la noche. Regreso a mi casa después de un largo día que no fue particularmente especial. A cinco cuadras asoma esta suerte de bodega de barrio absorbida por ese capitalismo salvaje que va devorando, insaciable, todas las cosas como las conocemos. O como las conocíamos. Me provoca algo solo por satisfacer un clima extraño en mi boca que no sé si podría llamar hambre. Quizás sea hambre. El dependiente tiene los ojos adormilados. El día viene siendo largo para todos. Igual sonríe, pero es más bien una mueca chueca la que reconozco como sonrisa. 

Quizás sea la resignación a seguir tras esta especie de barrera, en ese espacio que no debe tener más de cuatro metros cuadrados. No sé yo mucho de estas cosas. De sonrisas y leer personas, digo. Desvío la mirada hacia el cartel luminoso que tiene detrás el chico del uniforme y del pin sobre el pezón izquierdo. Creo que suena mejor decir que está sobre el corazón. En el pin se puede leer “Javier”. Creo que conozco pocos Javieres e…

Por la noche

El presentador se encuentra sentado en una banca. Está leyendo: “Historias para leer a plena luz” del director Alfred Hitchcock. Él cierra el libro y habla: “La historia que presentaremos hoy me dejó perplejo. Lo encontré debajo de mi puerta en la mañana, en el interior de un folder manila. Lo leí como el relato para el desayuno. Me hizo recordar a los eventos a donde iba cuando era estudiante en la universidad, pero bueno. La noche es un momento en que pueden ocurrir muchas cosas. Adiós”.
Él estaba parado e indeciso, en comprar o no, a la vieja con su caja llena: de caramelos de limón, caramelos de miel, chiclest Adams, cigarros caribe y lucky convertible y unas cuantas galletas rellenitas y margaritas. Entonces tuve miedo de exigirle que compre, de una vez, para entrar al coliseo a ver los partidos. Desde afuera se escuchaba la barra de una de las facultades, los redobles de una tarola, el sonido de una trompeta y un bombo; tocaban el chivito-chivito. Lo vi comprar un refresco pequeñ…